Me pasa.


Existen escenas o situaciones de películas que ya no puedo ver.

No puedo ver la trompada que le pega Michael Paré a Diane Lane en Streets of Fire de Walter Hill, supuestamente por una causa justa.

No logro asimilar los golpes de Jack Nicholson a Faye Dunaway en Chinatown de Roman Polanski al sentirse engañado o estafado.

No tolero la violación a Mónica Bellucci en Irreversible de Gaspar Noé (siempre la detesté, para ser honesto).

No quiero volver a ver jamás la violación a Jodie Foster en The Accused.

Y muchas, miles, de otras escenas de violencia hacia mujeres que ya no soporto.

Nunca hice un culto de esas situaciones dentro del metraje de cada película, pero debo admitir que me decía a mí mismo que al estar dentro de una obra artística...podían ser aceptadas.

Algunas, como la filmada por Noé, me despertaron un odio visceral hacia ese director desde el minuto cero.

Y me parece que está muy bien que me pase.

Algo cambió para siempre, al menos en mí…y estoy muy cómodo con este cambio.

La pregunta es: ¿Qué hacemos con esas películas? ¿Las cancelamos?

Yo no tengo muchas ganas de volver a verlas (quizás en un curso, con adultos, y advirtiendo)…pero generalmente las esquivo o evito ver esas escenas.

Streets of Fire fue durante décadas mi película favorita y la que usaba en el primer día de mis cursos.

Este año arranqué los Encuentros de Cine con ella y ya no me cayó bien…es un gran film…pero no creo que la use nuevamente.

Vuelvo a preguntarme: ¿Qué se hace con estos films?


No estoy a favor de la cancelación.

No soporto imaginar que a alguien le puede parecer gracioso que Paré la duerma de una trompada a Diane Lane para que no se vaya con él a su guerra personal; o que algún desforestado mental pueda pensar que Jodie Foster con su pollera cortita provocó a esos soretes que la violaron en el bar.

Cada flor con su olor (dije flor para no decir culo).

En este texto hablo de mí y de lo que a mí me pasa.

La única respuesta que se me ocurre es dejar la decisión en el plano personal. En libertad.

Ojalá seamos muchos, y cada vez más, los que estemos pensando en esto.


Guillermo Hernández

Suscribite y recibí todo.

  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook