Nomadland


En mis veinticortos, seguramente la hubiera abandonado a poco de comenzar.

Cerca de los treinta, la hubiese terminado simplemente para acumular millas cinéfilas.

Promediando mi tercera década de vida, seguramente sería objeto de un análisis frío, cerebral y quizás tedioso.

En mis cuarenta ni hubiese tenido tiempo para pensarla mucho, ya que se estrenaban de a 5 o 6 por semana y velozmente tenía que elaborar un discurso para la radio. Aun así la habría destacado, soportando voces en contra argumentando que es aburrida.

Por suerte me llega en mis cincuenta avanzados y la vibración es en el centro del cuerpo. Quizás también en el alma, si es que algo así existe.

¿Y por qué tanta cosa sensible?

Bueno, pues porque el tema en el que se enfoca la película es universal, muy doloroso y, con matices, nos puede tocar a todos.

En lo personal, los planteos y tópicos que se proponen, los siento muy cercanos.

Desde el punto de análisis cinematográfico, es una película de una síntesis magnífica, sin apuestas revolucionarias y mucho menos pretenciosas. Es directa y efectiva. Tiene una narración tranquila, centrada en la magia de una actriz que vuela muy por arriba del talento de sus colegas: Frances McDormand.

En pocas palabras, habla de un viaje. De una mujer que ha perdido todo y sale a las rutas a buscar algo que los espectadores descubrirán, junto a la protagonista, en los minutos finales del film.

Prefiero no contar nada más. Es un directo a las entrañas que funciona mejor si se la descubre.


Como escribí al principio, tomándome como ejemplo en mis diferentes décadas, creo que a mayor edad, mayor impacto.

Pero ojo, que esos temas universales que mencionaba más arriba, no son ajenos a todo aquel que tenga algo de sangre en sus venas.

Podrán o no, asimilar la propuesta, eso tiene que ver con varios factores, pero creo que los que sí puedan sentir la película, no la olvidarán nunca.

Ojalá la puedan disfrutar.

G

Entradas Recientes

Ver todo

Se tenía que decir...

Mi paso por Rock and Pop y luego Vorterix me ha llenado de vivencias. Buenas y malas. Muchas, aún hoy, siguen allí…generando alegrías o broncas. Un alto porcentaje de las cosas que vi y viví me las ll

Guillermo Hernández

Suscribite y recibí todo.

  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook