Será Justicia.


Y llegó la versión de cuatro horas de Zack Snyder.

Antes, les voy a contar de donde viene mi amor por DC.

Nací en San Pedro, Pcia de Bs As. Mi padre tenía la sana costumbre de leer revistas de historietas como El Tony, Dartagnan o Fantasía. Cada vez que compraba una para él, traía de obsequio para mí una de Editorial Novaro que, según la oferta, podía ser Batman, Superman, Green Lantern, Flash, Mujer Maravilla y algunos otros personajes emblemáticos de la editorial.

Desde los 6, 7 u 8 años leía esos cómics. Nunca algo de Marvel. Quizás algún Spiderman ocasionalmente.

Es obvio que DC presente en mi infancia, me marcó para siempre.

Por ese amor de décadas y miles de páginas leídas, es que suelo ser bastante complaciente con los productos de DC. Nunca ejercí defensas alocadas ni impregnadas de fanatismo. Cuando hubo que pegarle, se le pegó. Y, para ser honesto, DC en el cine hizo muchísimo para que se le entre duro.

Se rescatan varias Batman, con muchas ganas alguna de Superman (Man of Steel) y la de Wonder Woman (la primera y única, la nueva, hago de cuenta que no se hizo).

La Liga de la Justicia fue para mí una gran ilusión primero, antes de su estreno y un inmenso dolor una vez que la vi. Aun así, le encontré cosas positivas, pero era una película sin alma. Todo el affaire Snyder y el abandono del proyecto terminó en ese film vacío, fallido y sin corazón.

Pero un día un grupo de fanáticos comenzó la campaña (digitada o no, nunca se sabrá) para que Snyder tenga su oportunidad de reescribir la historia de JLA.

Y así comenzó la aventura que hoy se ha convertido en uno de los pocos casos (que yo conozco) de reinventar un film y que el resultado sea bueno.


En qué se ha basado el loco Zack para tal logro?

Bueno, son varios los ítems para destacar.

La reescritura del guion es fundamental. Allí se han ordenado los roles y se han dado mayor desarrollo a personajes como Cyborg (que ha ganado terreno) o se han ajustado las participaciones de secundarios. También la inclusión de algunos héroes como los GL Yalan Gur y Kilowog o de Martian Manhunter, que además de hype, ayudan a cerrar la historia como se debe.

El hermoso detalle es que el final que quiso meter Snyder era con el Gren Lantern John Stewart, el primer personaje afroamericano (o uno de los primeros) que apareció en las páginas de DC en 1971. El estudio no lo dejo. Otra vez Snyder dijo que mandaba todo a la mierda y al final decidió darle el final que podemos ver hoy, que es muy bueno también.

La Liga de la Justicia “Snyder Cut” es una película que funciona. Está muy bien, entretiene y logra que su extensa duración casi ni se sienta.

Tiene a favor que se puede ver de forma episódica en caso de no tener esas cuatro horas disponibles.

He sido muy feliz disfrutándola y la sumo a la breve lista de películas de DC excelentemente logradas.

Al momento de escribir esta nota no he visto la versión en blanco y negro que completa los deseos del director.

Como escribí más arriba, estas líneas salen de la mente de un fan, quien siempre tiene ganas que el universo heroico que ama sea todo un 10.

Tan solo una ilusión, que ha metido algunos altos promedios en la ultima década.

G

Guillermo Hernández

Suscribite y recibí todo.

  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook